Tags:

115 años de historia y pasión

De pie: nuestro querido River Plate cumple ¡115 años! En un presente a puro éxito, el club de nuestros amores cumple un año más en lo más alto del continente. 

Hace 115 años, más precisamente el 25 de mayo de 1901, nacía una historia de amor: tras la fusión de los clubes la Rosales y Santa Rosa, nacía el famoso River Plate, el club que más tarde, se convertiría en el más grande del fútbol argentino.

¿Cómo explicar lo que genera River? Ese cosquilleo interno, mezclado con la ansiedad por verlo salir a la cancha cada domingo. Ese apoyo incondicional en cada situación adversa que nos tocó vivir. La alegría, mezclada con emoción y llanto, ante cada nuevo logro que acrecienta aún más nuestro nombre. Este amor es tan grande, que traspasa cualquier frontera. Desde Núñez hasta Japón, el manto sagrado se alzó siempre con orgullo por todo el mundo mientras los extraños, admirados ante tanta pasión y fidelidad, no podían creer lo que veían.

Eso es River. Es más que un simple club, más que una simple institución. Es una parte fundamental de nuestras vidas y de nuestro día a día. En más de una ocasión, el causante de nuestros estados de ánimo, de nuestras alegrías y tristezas, de nuestros sentimientos más profundos. Es esa hermosa locura que solo pueden comprender los que aman a este club y los que dejaron una huella imborrable en su historia. Una historia que comenzó de bien abajo, y que con el correr del tiempo se acrecentó hasta ser la más grande, lejos.

Hoy, disfrutando un presente ganador, tampoco olvidamos los malos momentos en donde siempre te acompañamos. Porque a pesar de las malas etapas, el verdadero amor no se cambia ni abandona. Te vimos levantarte, una vez más, porque los verdaderos grandes saben hacerlo. Esa fidelidad única que sentimos por River no nos hizo perder nunca las esperanzas.

A 115 años de tu creación, te decimos gracias. Por todo lo vivido, lo recorrido y lo que queda por recorrer. De esto se trata River, de una historia de amor sin límites. Porque pese a que en algún momento abandonemos este mundo, nuestro espíritu rojo y blanco seguirá alentando desde bien arriba. ¡Feliz cumpleaños, eterno campeón!